La Educación: factor clave del desarrollo integral y sostenible de los pueblos

Las cifras del DANE pueden tratar de acercarse a la realidad, pero la realidad es la realidad.  Hegel en una de sus, aforismos señaló: “todo lo real es racional”, es decir que la economía tiene su propia realidad y son las variables de la oferta, demanda y la competencia, y esas son las que dominan el mundo y penetraron al mismo constituyente del 91, tal y como lo analiza Noam Chomsky con los términos eficiencia, eficacia y competencia que son los que le dan el temperamento neoliberal a la Constitución. Mientras tanto otra realidad vive la sociedad, a guisa de ejemplo, más del 64% de la población en el Huila vive en la pobreza y en la miseria, eso desde las mediciones más optimistas o quizá un poco amañadísimas; un 48% mal contados en la pobreza, con una canasta de bienes alimentarios y no alimentarios mínima que les garantiza unos niveles de vida aceptables, (cursivas, negritas y subrayado fuera de texto) según dicen los expertos que se alimentan muy bien, para poder determinar esos llamados niveles aceptables y, en la pobreza extrema, que según dicen los famosos y bien ponderados y bien tenidos, cuidados y alimentados versados,  estudiosos, sabios, y meritocráticos estadísticos, con una canasta alimentaria mínima que les garantiza un adecuado consumo calórico. (cursivas, negritas y subrayado fuera de texto y de contexto). Está la realidad que nos impone la economía, un cuadro arrolladoramente apocalípticamente dantesco: más de 729.944 personas en el Huila pertenecen a esta distribución taxonómica, esa la realidad del capitalismo salvaje.  

Encontrar soluciones para los problemas que vivimos exige reconocer que existen grandes y graves problemas, que tenemos que ver, para poder analizarlos y apostarle a propuestas que quizá combinen la metáfora hegeliana entre el Caballo de Troya de derecha “Todo lo real es racional” y “todo lo racional es real”, esto es, podemos pensar un mundo diferente, con equidad, justicia social distributiva, igualdad real y material. Tenemos por delante un largo camino por recorrer.

Y ya dirán los eruditos que éste escrito es para especialistas, y que no es claro para el lector desprevenido, que la pobreza es analfabeta, pero es hora de hablar con un lenguaje preciso que reconozca  la igualdad material y la mayoría de edad de todos y cada uno de nosotros; basta de utilizar discursos pueriles o sin profundidad, como si la mayor parte de la ciudadanía no tuviesen la capacidad de entender la realidad, su propia realidad o fuesen inimputables sociales, por eso el camino es la educación.

Entre todos podemos y tenemos que reinventar la realidad y avanzar hacia el futuro. Es posible, es decir, es racional inventarnos la manera de convivir con un mundo globalizado, por una parte regularizando la educación, la salud, los servicios públicos básicos, el empleo y desregularizar algunos aspectos de la economía, como lo planteara el economista Jorge Child, en “Alternativas”.

Claro que buscamos la paz, pero la paz es posible con un equilibrio en el bienestar todas y cada de las personas, para ello es necesario seguir luchando por un comercio justo, redistribuir la riqueza, la calidad de vida y el conocimiento. Debemos aumentar los gastos en educación e investigación que posibilite los avances de la tecnología de la información en todos los campos de nuestra economía y por su puesto de la medicina.

FacebookTwitterGoogle+

Un comentario sobre “La Educación: factor clave del desarrollo integral y sostenible de los pueblos

  • el 24 septiembre, 2015 a las 7:39 pm
    Permalink

    El pensamiento político moderno concede a la educación un papel esencial dentro del proceso de construcción de la democracia, autores como Locke que reconocen la importancia de la educación mno consideran necesaria la educación pública. Si se toman como base los conceptos de Rousseau de contrato social y voluntad general, se plantea de inmediato un problema teórico de conciliación de intereses potencialmente divergentes, y es precisamente el ejercicio de reconocimiento que del ser por el que debe propender la educación, el ser particular articulado con los procesos y dinámicas sociales y los factores económicos determinantes en la vida de los pueblos, por eso, el planteamiento de Rousseau es más que pertinente ya que pensó en la educación pública. Podríamos revisar por ejemplo el modelo norteamericano, para revisar comparativamente cómo estamos en el Huila, señalan 6 etapas en el desarrollo del cioudadano:
    Etapa 1 Ciudadanía biológica: dependencia infantil y crianza materna (del nacimiento a los 3 años).
    Etapa 2 Ciudadanía familiar: ampliación de las influencias familiares (de los 4 a los 5 años).
    Etapa 3 Ciudadanía social formativa: iniciación de las dependencias no biológicas (de los 6 a los 9 años).
    Etapa 4 Ciudadanía social estratificada: desarrollo de categorías sociales y conductas de pertenencia a grupos (de los 10 a los 12 años).
    Etapa 5 Ciudadanía de grupo por edad cronológica: relaciones sociales horizontales, dentro y entre grupos (de los 13 a los 15 años).
    Etapa 6 Ciudadanía social compleja: búsqueda de ubicación y de la identidad adulta (de los 17 a la edad adulta).

Deja un comentario